Sífilis, una de las ETS más dañinas y perjudiciales

Anuncios Patrocinados

Una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más conocidas es la sífilis, que está causada por una bactería y puede acarrear todo tipo de complicaciones a largo plazo si no se realiza un tratamiento adecuado. Esta enfermedad se produce por el contacto directo con una úlcera sifilíca, localizadas principalmente en los genitales tanto externos como internos, aunque también la podemos encontrar en otras zonas como la boca o los labios. De esta manera, se trata de una enfermedad que tiene su origen en las relaciones sexuales (vaginas, anales y orales).

Por norma general el período más común en el cual se contagia la sífilis es entre los 20 y 25 años, siendo los hombres los que mayor facilidad tienen. Es por ello que se los homosexuales son uno de los colectivos más propensos a desarrollar la sífilis, por lo que se recomienda que se hagan constantes chequeos médicos para descartar esta infección.

Síntomas de la sífilis

Una vez contraída la enfermedad suele tardar una media de tres semanas en manifestar los primeros síntomas, y en esta fase primaria aparece una úlcera en la zona contagiada. Se trata de una pieza redonda, firme e indolora, siendo esta una de las principales razones por la cual muchas personas que padecen esta enfermedad no son conscientes de ello, ya que muchas veces estas úlceras aparecen en lugares internos del cuerpo como el interior de la vagina o el ano, por lo que, una vez más, se recomienda a todas aquellas personas que mantengan relaciones sexuales se sometan a análisis completos y periódicos para descartar cualquier enfermedad de transmisión sexual, especialmente en el caso de la sífilis, ya que un correcto tratamiento puede evitar todo tipo de complicaciones en el futuro.

Sintomas de la sífilis

Una de las particularidades de esta enfermedad es que a día de hoy no tiene cura ni un remedio eficaz, por lo que una vez un paciente adquiera esta bactería infecciosa no podrá remediar los daños ocasionados en el cuerpo, sin embargo es de vital importancia someterse a un tratamiento mediante antibióticos que tienen como principal objetivo matar a la bactería y, de esta manera, evitaremos una gran variedad de daños en el futuro e incluso la muerte.

La segunda fase de la sífilis, conocida también como fase secundaria, se manifiesta a través de erupciones en la piel (localizadas en las manos, pecho, abdomen, espalda…) así como también continuarán las úlceras en zonas como la vagina, boca o labios. Otros síntomas habituales en la fase secundaria son la aparición de fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, pérdida parcial del cabello o fatiga crónica.

Aquellas personas que estén en esta fase deben acudir al médico a la mayor brevedad posible, y es que si bien es cierto que estos síntomas irán remitiendo (a pesar de no medicarnos para ello), en el caso de no tratar con antibiótico a los pacientes, estos desarrollarán una tercera fase de la enfermedad, conocida como latente y es aquella que no produce síntomas y puede aletargarse durante años dentro del cuerpo humano, guardando muchas similitudes con los efectos que produce el VIH.

Finalmente la última fase de la sífilis es la avanzada, que aparece entre los 10 y 20 años después de haber contraído la enfermedad y que conlleva síntomas tan graves como parálisis, ceguera, demencia o la muerte. Por otra parte, hay que decir que esta fase avanzada de la sífilis puede provocar directamente diferentes daños en órganos internos tales como el corazón, el cerebro, el higado o las articulaciones.

Como prevenir la sífilis

Debido a la gravedad de esta enfermedad de transmisión sexual son muchos los usuarios que desean conocer cual es el comportamiento adecuado para prevenir la sífilis. El preservativo de látex es una de las opciones más recomendables, sin embargo y a diferencia de otras ETS no es un método seguro cuando existen úlceras en las zonas genitales, anales o bucales. Es por ello que la mejor prevención posible para evitar contraer la sífilis es mediante análisis de sangre, una prueba que nos confirmará si estamos afectado por esta ETS y, a partir de ahí, ya podremos mantener relaciones sexuales con otras personas que tampoco padezcan de sífilis.

En aquellos casos donde una persona haya padecido esta enfermedad tendrá que estar recuperado por completo para volver a poder mantener relaciones sexuales con seguridad, siendo importante realizarse análisis clínicos periódicos para que no se haya reactivado la infección, algo que no es muy común pero que puede ocurrir en algunos casos.

Embarazos y sífilis

Si bien es cierto que cualquier caso de sífilis es importante y merece atención médica inmediata, en el caso de una mujer embarazada es si cabe mucho más crucial, y es que el futuro bebe puede nacer con numerosos problemas de salud (poco peso o parto prematuro) o incluso nacer muerto (muerte fetal). Es por ello que se recomienda a las mujeres embarazadas que se sometan a un análisis de sangre para dictaminar si padece de esta infección, y en caso de que el resultado sea positivo se tendría que aplicar un tratamiento urgente para evitar cualquier complicación tanto en el parto como en la salud del bebe.

Sífilis y el embarazo

Relación entre la sífilis y el VIH

La principal relación que une a estas enfermedades seguramente sea el que se trata de las ETS más graves y dañinas para el ser humano. Además hay que decir que alguno de los síntomas son muy similares, especialmente en la fase avanzada de ambas enfermedades. Por otra parte, hay que añadir que aquellas personas que tengan sífilis tienen más posibilidad de contraer el virus del VIH en el caso de practicar sexo sin protección, y ello es debido a que las úlceras sifilíticas facilitan la transmisión de esta enfermedad.

En definitiva, queda claro que estamos ante una enfermedad bastante grave y que merece una serie de cuidados y precauciones, siendo muy recomendable realizarnos análisis de sangre con frecuencia para descartar tanto la sífilis como el resto de enfermedades de transmisión sexual.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *